Planificación Estratégica Discernida con toda la Congregación

29 mayo 2022

Para las Misioneras Hijas de la Sagrada Familia de Nazaret, hoy es un día importante para la Congregación, un día especial de familia que se reúne y siente en comunión, porque nos podemos encontrar todas en este Camino Sinodal, con la ilusión de querer intuir y discernir qué nos quiere decir el ESPÍRITU para establecer cuáles serán las prioridades que guiarán nuestro próximo trienio.
Agradecemos de manera especial la presencia del Padre Elías López, jesuita y que nos viene acompañando en distintos encuentros.
Tres actitudes nos ayudan a vivir con mayor profundidad este proceso:

AGRADECIMIENTO
Todo es Gracia. Vivimos hoy una oportunidad que Dios nos concede, nos da, para salir de nuestra propia visión, de nuestros propios “conucos”, para ampliar nuestra mirada a la Luz de la suya abrir nuestro corazón y escuchar qué es lo que el Señor nos quiere decir en este momento concreto de nuestra vida congregacional.
Agradecimiento por la oportunidad de esta ESCUCHA con las hermanas, con la garantía de que siempre donde hay dos o más reunidas en su nombre Jesús está en medio.

CONFIANZA
en lo que el Señor nos quiera decir y lo que nos va a decir durante estos tres Encuentros. No sabemos lo que nos va a decir, – tampoco lo sabían Maria y José en aquel primer Nazaret de la Historia – pero, hay algo que sí sabemos, algo que nos hace confiar plenamente, sabemos que lo que nos va a decir es fruto de su amor por la Congregación y por cada una de nosotras. Esto sí lo sabemos. Alguien que nos ama infinitamente quiere hablarnos en este proceso, y por eso nuestra actitud es de total confianza. Dios es Fiel. “Dios siempre da mucho más de lo que nos cabe esperar”.

GENEROSIDAD
El plan de Dios siempre es muchísimo mayor que el que podemos imaginar al darle nuestro “si”. Todo lo que nos pida el Señor es por nuestro bien, para bien de la Congregación, para bien del mundo. El Espíritu nos conceda esta actitud de disponibilidad plena, la que se expresa en tantos “heme aquí”, como el de María de Nazaret, el de José, el de San José Manyanet, actitud de disponibilidad para caminar presurosas por los caminos de la Voluntad de Dios, para asumir lo que nos quiera decir con el gozo inmenso de que cuente con cada una de nosotras para llevar a cabo su misión en el mundo.
Todo es signo. Que nos reunamos hoy, fiesta de la Ascensión, es un motivo más para vivirlo con confianza, contamos con la promesa de que recibiremos fuerza para ser sus testigos … hasta los confines del mundo. Con la mirada en el cielo y los pies en la tierra, despertamos nuestra gratitud, confianza y generosidad, estas tres actitudes nos llevan a empezar con ánimo.

Llevamos la bendición de Jesús.

Iniciamos este camino con el ANÁLISIS CONTEMPLATIVO del mundo y de la congregación.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print